La climatización no es solo un elemento de confort (distribución de aire caliente y frío), sino que también contribuye a la seguridad pasiva del vehículo, ya que permite que el parabrisas se desempañe. Es un sistema mecánico que requiere mantenimiento, igual que el motor. Debes realizar el mantenimiento de tu sistema de climatización para preservar para su eficacia y proteger tu ambiente de conducción. La limpieza del sistema de climatización permite eliminar las bacterias responsables de los malos olores y las irritaciones respiratorias. Así puedes disfrutar de un habitáculo saludable, sin microbios.

Nuestros consejos

Limpieza

La limpieza regular del circuito de climatización te ayuda a prevenir y eliminar todos los olores desagradables que pueden generarse con el paso del tiempo. Así mismo, permite un mejor funcionamiento de la climatización. Debes limpiar el aire acondicionado cuando se dé una de las siguientes circunstancias:

  • Olor extraño y persistente: olor a humedad o a gas, etc.
  • Flujo de aire acondicionado reducido, etc.

Recarga

La recarga de la climatización va acompañada de un cambio del filtro de habitáculo. Esta operación te permite mantener la eficacia de la unidad de aire acondicionado del vehículo restituyendo los gases perdidos. Debes recargar tu sistema si se produce alguna de las siguientes situaciones:

  • El sistema de aire acondicionado emite aire caliente cuando se encuentra en el modo de aire frío.
  • No desempaña bien en temperaturas frías.