La batería sirve para suministrar electricidad a tu vehículo. Alimenta todos los componentes eléctricos y electrónicos del mismo. La batería sirve principalmente para arrancar el motor. Cuando el vehículo está en funcionamiento, la batería se recarga por medio del alternador y así mantiene un nivel de carga suficiente.

No obstante, una batería vieja o que ha sufrido cambios de temperatura considerables (por ejemplo, en invierno) puede causar una avería e impedir el arranque del vehículo.

Nuestros consejos

Debes comprobar el buen estado de la batería antes de que comience el invierno y el verano para evitar averías causadas por los cambios de temperatura. Te recomendamos que acudas a un técnico cualificado para comprobar el buen estado de la batería cada 30.000 km o 2 años. Existen varios signos que indican que la batería debe revisarse o cambiarse:

  • Dificultad para arrancar el vehículo.
  • Pérdida de potencia en la iluminación de los faros.
  • Manchas visibles o corrosión alrededor de la batería, indicadores de una fuga.